Helado de malta

Molinillo

Mueles la malta, la metes dentro de un saquito de tela, lo pones con agua y lo dejas hervir, y al resultado le añades leche y azúcar al gusto. También puedes ponerle una ramita de canela mientras hierve, y una corteza de limón.
¡Es muy sano y natural!

El molinillo era absolutamente estereotípico: manivela en la parte superior, con una ligera forma de S y un toque de madera en el extremo, una tapa que permitía introducir los granos sin moler, y cuerpo en forma de caja, con un cajoncito en la base para recoger la malta molida.